Muy semejante al concepto de Hotel de encanto, con un énfasis mayor en los elementos de arte, individualidad e interactividad. Siempre con pocos apartamentos, normalmente entre 5 y 50, pero una completa infraestructura de ocio y servicios que sólo un hotel mayor podría ofrecer, con respeto y valorización del gusto e individualidad de cada huésped.

La idea es que el huésped de un boutique hotel - como el consumidor de una tienda boutique - tenga derecho a usar toda una infraestructura que un huésped de un hotel normal tendría, con bonos de exclusividad por tratarse de un estabelecimiento para pocos. Instalaciones encantadoras, con un proyecto arquitectónico diferenciado e instalado en un edificio histórico.

Debe siempre existir un elemento creativo e individual a respecto de la propiedad y de los servicios ofrecidos. En la decoración, ununa boutique hotel debe lanzar moda: componer un mosaico de objetos de diseño o de arte - que en muchas propiedades también son vendidos a los huéspedes.

Ofrecen instalaciones lujosas e infraestructura de ocio, elementos que son mandatorios para que una propiedad sea un verdaderouna verdadera boutique hotel. Diferente, lo individual y, en algunos casos, lo temático. Son los elementos contextuales para aumentar la experiencia del huésped, transformando una permanencia en una experiencia inusitada y particularmente agradable.

La interactividad, por otro lado, debe ser espontánea, y hacer que el huésped se sienta en casa de amigos o como "dueño del lugar".